El idioma ruso en Japón

Las primeras relaciones entre rusos y japoneses

El deseo de aprender un idioma extranjero aparece en personas por interés en un país en particular. Puede haber varias razones: el idioma se enseña para leer la literatura en la lengua original, a través de la cual se puede obtener información sobre el país, o aprender el idioma para usarlo en el trabajo. El interés por Rusia entre los japoneses, concretamente en la clase social intelectual, apareció a principios del siglo pasado, aunque los primeros contactos entre rusos y japoneses se remontan a la segunda mitad del siglo XVII. En ese entonces, Rusia patrocinó a los japoneses marineros, los cuales naufragaron y terminaron en territorio ruso.

Esto estaba alineado con los intereses políticos del Imperio Ruso, ya que se quería entablar relaciones diplomáticas, pero no se tuvo esa oportunidad, ya que Japón estaba aislado del mundo exterior.

Los marineros japoneses heridos, habiendo recibido protección y asistencia, a cambio tuvieron que enseñar el idioma japonés a los rusos. Muchos de los japoneses que recibieron refugio en Rusia, aprendieron ruso, se convirtieron al cristianismo, se casaron con rusos y terminaron sus vidas en una tierra extranjera. Uno de los marineros llamado Gonza, compiló el primer diccionario ruso-japonés del mundo, cuyas palabras japonesas se basaban en el dialecto Satsuma, la tierra natal de Gonza.

Cabe mencionar al marinero Daikokuya Kodai, quien también acabó en Rusia debido a un naufragio y, estando en Rusia durante más de 10 años, recopiló materiales colosales que se convirtieron en la primera información sobre Rusia. En ese momento, Japón estaba aislado del mundo exterior, estaba prohibido viajar a las afueras, y los japoneses que visitaban otros países eran castigados. Kodai no fue una excepción, pero el gobierno japonés, al darse cuenta de la importancia de los materiales llevados por Kodai, no lo castigó. Este evento contribuyó a la apertura de Japón al mundo exterior.

Los filólogos rusos educados por San Nicolás en Japón

En 1855, se concluyó el Tratado de Comercio y Fronteras entre Japón y Rusia, y en 1858 se firmó el Tratado de Comercio y Navegación. Al mismo tiempo, se abrió un consulado ruso en Hakodate. Un joven de 24 años, ahora conocido con el nombre de San Nicolás, llegó a la iglesia del consulado con una importante misión de predicar la ortodoxia en Japón. San Nicolás (en realidad Iván Kasatkin) estudió en la Academia Teológica de San Petersburgo, y en junio de 1860, después de enterarse del reclutamiento de sacerdotes en el consulado ruso en Japón, decidió ir a ese país a predicar el cristianismo. Llegó a Japón con el rango de sacerdote en 1861, habiendo tomado monacato. Esto marca el comienzo de la historia de la ortodoxia en Japón. En 7 años, San Nicolás dominó el idioma japonés, la caligrafía japonesa, y estaba profundamente informado de su historia, las enseñanzas budistas y la literatura clásica japonesa.

Predicando la ortodoxia, St. Nikolai hizo todo lo posible por difundir la cultura rusa, el idioma ruso entre los japoneses. Estaba profundamente convencido de que el acercamiento y la amistad entre Rusia y Japón, se estaba desarrollando gracias a la influencia mutua de las culturas en la ciencia, literatura y el arte.

Entre uno de los primeros rusos japoneses, cabe destacar el nombre de Futabatei Shimei, un escritor de literatura japonesa moderna, que hizo una cierta contribución al desarrollo del estudio y la enseñanza de la lengua rusa en Japón. Los primeros diccionarios ruso-japoneses modernos fueron creados por estudiantes de Futabatei.

Sin embargo, respecto al comienzo del estudio del idioma ruso en Japón, uno no puede dejar de apreciar los esfuerzos de St. Nikolai, que organizó escuelas de lengua rusa y se esforzó por educar a la generación más joven de japoneses que siguieron sus pasos. Entre los graduados del Seminario Teológico fundado por St. Nikolai, se pueden destacar nombres como Konishi Masutaro, quien presentó a los japoneses a León Tolstoi, y a parte, Sato Yoshiharu, que conocía bien a Maxim Gorky.

Las obras de la literatura rusa, incluidas las obras de León Tolstoi, fueron traducidas por Senuma Kakusaburo y Senuma Kayo. Nobori Shomu enseñó en un seminario teológico, una escuela militar, y trabajó en los periódicos Asahi y Mainichi, a parte del Ministerio del Interior, y en Waseda y Universidades de Nihon. También tuvo el puesto de director en una escuela en la Catedral de la Resurrección de Cristo en Tokio.

San Nicolás hizo grandes esfuerzos para establecer relaciones verdaderamente amistosas y de buena vecindad entre Japón y Rusia. Confiaba en que la formación de los japoneses en Rusia aumentaría el número de personas que tuvieran una actitud benévola hacia su país, lo que serviría para establecer armonía y estabilidad entre Japón y Rusia.

El primer graduado del Seminario Teológico, Matsui Dzuro, ingresó a la Academia Teológica de San Petersburgo en 1882; Miy Michiro y muchos otros lo siguieron a Rusia para estudiar. Entre ellos estaba el mencionado Senuma Kakusaburo. Miy Michiro no solo conocía bien el ruso, sino que también fue un destacado erudito y teólogo.

El posterior desarrollo de los estudios de ruso en Japón

El desarrollo posterior de los estudios rusos en Japón se divide en varios períodos. Primero, la Guerra Ruso-Japonesa que terminó con la victoria de Japón, pero causó grandes daños tanto a Japón como a Rusia. Seguido de la revolución burguesa rusa, la primera revolución en el mundo que despertó el interés entre los japoneses, lo que llevó a más estudio del país y del idioma. Poco a poco, algunas universidades comenzaron a introducir la enseñanza del idioma ruso, pero en ese momento todavía no existían vínculos oficiales con Rusia.

La docencia en este momento no era sistemática, no tenía un nivel alto, y la falta de buenos libros de texto también afectó. En segundo lugar, la Revolución Socialista de 1917 en Rusia. El sistema completamente nuevo del país vecino provocó un nuevo aumento de interés entre la mayoría de los jóvenes japoneses, que querían comprender los principios del socialismo y el comunismo, un nuevo país: la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas. Con un aumento en el interés en el país, aumentó el interés en el idioma ruso, lo que llevó al desarrollo generalizado de la enseñanza del idioma ruso. Las obras de la literatura clásica rusa se utilizaron principalmente como manuales, en particular las obras de A.S. Pushkin.

En 1956 se firmó una declaración conjunta entre la URSS y Japón, y se establecieron relaciones diplomáticas, gracias a lo cual comenzó a desarrollarse la cooperación económica. Las empresas comerciales necesitaban empleados que hablaran ruso.

Las relaciones comenzaron a desarrollarse no solo en el ámbito económico, sino también en el humanitario. Se organizaron festivales de cine que introdujeron a los japoneses a la vida del pueblo ruso. Por primera vez, un ballet ruso salió de gira con las bailarinas O. Lepeshinskaya y G. Ulanova encandilando al público japonés y M. Rostropovich visitando Japón más de una vez con sus conciertos.

¿Te ha gustado el artículo? Lee más y aprende un nuevo idioma en nuestras clases de ruso online.

Clases de ruso online
Si te gusta el idioma ruso y quieres saber más sobre el tema tratado en el artículo apúntante a mis clases online de ruso
Nombre y apellidos
E-mail
Móvil
Tipo de clases
Comentario