Sobre el lenguaje de la religión en Rusia

Tradicionalmente, la comunicación religiosa se realiza sobre la base del lenguaje sagrado asignado a cada confesión. En Rusia, el idioma ruso es el idioma de la comunicación religiosa no solo en la ortodoxia, sino también en otras confesiones. Históricamente, en la ortodoxia se ha desarrollado una situación en la que la comunicación religiosa se lleva a cabo en la lengua eslava eclesiástica en el ámbito litúrgico, y en ruso en el ámbito no litúrgico. La situación del bilingüismo, siendo desequilibrada, se está desarrollando hoy hacia un aumento de importancia de la lengua rusa, al mismo tiempo que la Iglesia Ortodoxa Rusa se esfuerza por preservar la participación de la lengua eslava eclesiástica en la comunicación religiosa.

El ámbito de la comunicación religiosa ortodoxa se caracteriza por el uso del bilingüismo: los lenguajes sagrados y cotidianos, en diferentes momentos, en ambientes y funciones diferentes, conviven en la comunicación religiosa. En la ortodoxia, el eslavo eclesiástico se utiliza tradicionalmente como lengua sagrada y litúrgica, mientras que en el islam – el árabe, y en el judaísmo – el hebreo. Junto a los idiomas sagrados en cada una de las religiones tradicionales, el segundo idioma en popularidad está funcionando activamente. El lenguaje sagrado cumple inicialmente una función litúrgica: en él se escriben textos sagrados y se leen oraciones en la iglesia. La lengua vernácula cumple una función misionera; en ella se pronuncian sermones; se utiliza en una situación de comunicación religiosa no oficial y sobre ella se construyen las oraciones personales de los creyentes.

En Rusia hoy en día se aprueban oficialmente cuatro confesiones tradicionales: el cristianismo, islam, budismo y el judaísmo. En cada una de estas religiones funciona un lenguaje sagrado, cuyo uso está condicionado histórica y tradicionalmente. Al mismo tiempo, se puede notar un protagonismo notable en la comunicación religiosa de la lengua rusa, que por razones históricas, es hablada por rusos, los cuales muchos consideran su lengua materna, independientemente de su nacionalidad.

La especificidad rusa consta en el hecho de que dicho idioma se ha convertido en un medio de comunicación religiosa no solo en la ortodoxia, sino también en otras religiones. Se utiliza en denominaciones religiosas previamente inusuales: Islam, judaísmo, budismo.

En la Rusia actual, se puede hablar no solo de bilingüismo, sino también de multilingüismo en el marco de cada denominación religiosa. El idioma sagrado como idioma de culto conserva su posición, el profano funciona en dos variedades: el idioma nacional y el ruso. Así, el Islam en el territorio de Rusia, se utilizan los idiomas árabe, tártaro y ruso; en judaísmo: hebreo, yiddish y ruso; y en budismo: sánscrito, buriatia y ruso. Por lo tanto, el idioma ruso se ha convertido en un medio de comunicación no solo interétnica, interreligiosa, sino también interreligiosa en varios ámbitos confesionales.

En la Iglesia Ortodoxa Rusa, es costumbre usar no solo el idioma eslavo eclesiástico para los servicios divinos, sino también otros idiomas, lo que se debe principalmente a los objetivos misioneros. En las iglesias locales y diócesis de la Iglesia Ortodoxa Rusa, se usan también las siguientes lenguas: abjasia, inglés, bielorruso, buriatia, español, italiano, chino, alemán, polaco, portugués, ruso, rumano, tuviniano, udmurt, ucraniano, estonio, yakut, así como los lenguajes de los gestos.

De esta manera, un presagio de la situación moderna en la comunicación religiosa rusa es el multilingüismo. El idioma ruso se utiliza como medio de comunicación informal en una situación no litúrgica en la Iglesia Ortodoxa Rusa, así como en otras confesiones tradicionales. Cumple parcialmente la función de un lenguaje litúrgico y también actúa como un medio de comunicación interreligiosa.

La cuestión del papel de la lengua eslava eclesiástica en el espacio del mundo ortodoxo y su relación con la lengua rusa merece una atención especial.

Un acontecimiento histórico causó la adopción del cristianismo en 988 y el surgimiento en Rusia del idioma eslavo eclesiástico en su forma escrita, diseñado para servir al ámbito religioso de la conciencia pública, que era nueva para los eslavos. Esto fue precedido por la traducción al idioma eslavo de las Sagradas Escrituras y la Sagrada Tradición por los santos hermanos tesalonicenses Cirilo y Metodio. La creación del alfabeto influyó en la formación y desarrollo del idioma literario ruso, el cristianismo en el idioma eslavo eclesiástico cambió la mentalidad de la gente. El idioma, que hasta ese momento era una serie de dialectos primitivos que fluían entre sí, no solo adquirió la escritura: la semántica del idioma se transformó, los significados de los mismos o similares en forma de palabras eslavas eclesiásticas, que pensamiento expandido y permitió ir más allá del círculo primitivo de conceptos y temas cotidianos.

Vale la pena señalar que la traducción de los libros litúrgicos sagrados al idioma eslavo fue realizada por Constantino (Cirilo es su nombre monástico) y Metodio, cuyo objetivo era misionero, el cual fue entendido por ellos como una traducción al idioma popular, similar a la mayoría de los eslavos. El reconocimiento de la existencia de textos sagrados en idiomas distintos del hebreo, el latín y el griego antiguo, condujo a una mayor difusión activa del cristianismo y luego, en los tiempos modernos, a la transición al culto en idiomas populares en aquellos estados donde el latín y el griego antiguo se utilizaban tradicionalmente en la esfera religiosa.

Entonces, desde el momento del bautismo, el eslavo eclesiástico se convirtió en el idioma litúrgico en Rusia, mientras el paganismo todavía estaba servido por el idioma ruso. Con la adopción del cristianismo como religión estatal bajo el Vladimiro I de Kiev, el idioma eslavo eclesiástico recibe el estatus de idioma de culto oficial, oponiéndose al idioma ruso, en primer lugar, como idioma sagrado al profano.

La situación en la que el ámbito sagrado estaba compuesto por dos idiomas, cada uno asignado a su propia religión, se vio agravada por la tolerancia de la Iglesia ortodoxa, que a menudo trató de adaptar las creencias antiguas a los ritos de la iglesia. Como resultado de lo cual se conservaron a mayor medida. Entonces el cristianismo adquiere una gran importancia, y el idioma eslavo eclesiástico se asigna predominantemente al ámbito sagrado.

En el proceso de interacción del eslavo eclesiástico con el idioma ruso, al que se afianzó un ámbito profano, se formó el idioma literario ruso. La diglosia se transformó en bilingüismo, es decir, la coexistencia de dos lenguas iguales en derechos y equivalentes en su función, lo cual es un fenómeno desmesurado (ya que las funciones de una lengua se duplican con las funciones de otra). A pesar de eso, tiene esencia transicional (ya que en el caso normal uno debería usar un idioma para ser reemplazado por otro o fusionarlos de una forma u otra). Al ser una forma más inestable de interacción entre dos lenguas, el bilingüismo presupone una lucha entre lenguas por influencia: la lengua rusa empuja gradualmente al eslavo eclesiástico a la periferia de la conciencia lingüística, usurpando los derechos y funciones de la lengua literaria, y dejando al eslavo eclesiástico solo las funciones del lenguaje de culto.

La interacción de las lenguas rusa y eslava eclesiástica se manifiesta más claramente en el marco del estilo funcional religioso, que se caracteriza por el bilingüismo en contraste con otros estilos de la lengua literaria rusa. En la Iglesia Ortodoxa Rusa, el culto se lleva a cabo principalmente en el idioma eslavo eclesiástico, pero también se usa el idioma ruso en los géneros de sermón, confesión, oración libre y algunos otros ámbitos.

¿Te ha gustado el artículo? Lee más y aprende un nuevo idioma en nuestras clases de ruso online.

Clases de ruso online
Si te gusta el idioma ruso y quieres saber más sobre el tema tratado en el artículo apúntante a mis clases online de ruso
Nombre y apellidos
E-mail
Móvil
Tipo de clases
Comentario